Una canción es como un filete de ternera

Una canción es muy parecida a un filete de ternera.

Ya ya sé lo que estás pensando, Dani se te ha ido la olla… Y la verdad estás en lo cierto, se me fue hace tiempo, pero quiero que veas cómo las apariencias engañan y cómo aplicando la ley del filete puedes dejar bien finalizadas todas tus creaciones.

¿En qué se parece un filete a una canción?

En nada, físicamente hablando… pero al igual que un filete hay que cocinarlo y darle su punto, una canción también necesita su preparación para que quede bien jugosa.

Cuando tienes una canción y no sabes lo que le falta, es precisamente eso, sabes que le falta algo y que tienes que hacer algo para que la canción cobre vida.

Lo primero es lo primero, antes tienes que tener ese buen filete listo para sazonar, me refiero a que debes de tener lista tu canción para aplicar el siguiente paso.

Los ingredientes o efectos

Si un filete se queda soso al hacerlo entonces necesitaremos sal y sazonarlo con especias para que cobre su ricura, pues bien, un buen toque de efectos bien combinados harán de tu canción otra completamente distinta a lo que era.

Los efectos espaciales y de saturación  como el delay, la reverb o la distorsión son a tu canción como las especias lo son a la comida.

Un poco de delay bien controlado puede dar más profundidad a ese sinte primario, por lo tanto usando delay y reverb bien combinados podrás hacer que la canción suene más cercana.

Con la distorsión harás que un sonido suene con más potencia, (Claro está, no te pases y hagas que todo suene distorsionado, sino más bien aplica un poco de distorsión al elemento principal).

Los efectos como el chorus, flanger y phaser podrás usarlos también para dar un toque o sabor distinto.

Cocinemos

Ahora que ya sabes que un filete puede ser como una canción y viceversa, cocinemos.

  1. Coge el filete crudo, (canción sin efectos) si quieres pasa el filete por pan rallado (edítalo a tu gusto) antes de pasar al siguiente paso.
  2. Prepara la sartén, abre el gas, dale fuego, pon el aceite y el filete (Ten Fl Studio preparado, la canción y la mente abierta).
  3. Empieza a cocinar el filete y dale vueltas (Pon tu canción en play y escúchala muchas veces).
  4. Échale un poco de sal y que se vaya haciendo (Añada un poco de reverberación a los instrumentos que suenen muy secos) Recuerda que no queremos un filete seco, ni tampoco un filete muy crudo.
  5. Una vez ya esté todo listo échale al filete lo que quieras pero que veas que te va a quedar en su punto y como a ti te gusta (Usa los efectos que necesites para que todo tenga más consistencia y tu canción quede lo mejor posible).

Recuerda que:

Delay y reverb van a dar un espacio distinto.

Distorsión va a añadir calor analógico o va a hacer sonar con más fuerza el sinte que quieras.

Chorus, delay y phaser son efectos que hacen que algo suene especial, por lo tanto si los usas sin pasarte, obtendrás un filete muy bien hecho, jugoso y en su punto.

Al final todo es lo mismo, un filete o una canción, si cocinas a las prisas y sin ganas el filete no quedará tan bien, al igual pasará si haces tus canciones queriéndolas terminar cuanto antes y sin concentrarte.

Cuanto más amor o intención hay en una canción, más bien te va a salir.

Aplica todos estos consejos a tus creaciones y disfruta de la música.

 

 

Leave a Reply