Mejorar la voz en el estudio

Has grabado tu voz y te das cuenta que no suena con ese toque profesional. De hecho, sabes que le falta algo pero no consigues averiguar lo que es.

Cómo mejorar la voz

 

Para ello es bueno que prestes atención a lo siquiente y te hagas estas preguntas:

¿Suena apagada?

¿Suena poco presente?

¿Suena seca?

Estas son algunas de las preguntas más habituales y tres puntos clave a tener en cuenta a la hora de hacer un tratado de voces.

Vamos con el punto primero.

Suena apagada:

Cuando la voz suena apagada suele haber algún defecto en las frecuencias agudas, le hará falta un realce en estas tanto en agudos como en brillo y para ello es conveniente usar un ecualizador.

Recuerda que no es bueno tratar una voz mediante métodos quirúrgicos por lo que puedes usar un ecualizador incluso de sólo tres bandas, aunque ya que estás tratando de obtener el mejor resultado lo suyo es utilizar un ecualizador paramétrico para moverte por las frecuencias y realzar o atenuar las que creas necesarias.

Por lo tanto con un realce en los agudos y más allá de estos, conseguirás brillo, ahora tu vocal sonará más bonita, con más luz.

Puede haber casos en los que predomine los graves, si tu micrófono no es muy bueno podria producir más graves y nivelar mal todo, suele pasar con muchos micrófonos incluso con marcas tan conocidas como Pioneer.

En este caso, una atenuación o reducción sobre las frecuencias graves será la solución.

Hay casos en los que es al contrario, el micrófono se comporta de tal manera que apenas genera graves por lo que aparecerá una voz la cual sonará muy aguda y sin fuerza. Realzando los graves conseguirás que adquiera más presencia y suene más rica.

Además de los graves y los agudos, están los medios, estos van a dar mejor cuerpo a la voz pero es conveniente usarlos con precaución. Cuando veas que la voz no mejora atenuando o realzando sus graves, prueba con los medios, la voz se hará más entendible y combinándola con los agudos y el brillo, esta acabará siendo una voz mejorada.

Vamos con el punto segundo:

¿Suena poco presente?

Es normal, una voz grabada en estudios caseros con poco presupuesto no tendrá los mismos detalles que si es tomada mediante un micrófono profesional que capta cada resquicio de ella. Por lo tanto si se usan elementos caseros necesitaremos más trabajo de edición y retoques sonoros.

Supongamos que grabas en tu casa y de repente te das cuenta que la voz suena poco presente, es decir, la montas con todos los elementos en tu canción y descubres cómo los instrumentos se la comen y acaba en el fondo olvidada en el olvido.

Esto pasa por muchos motivos como los siguientes:

  • Mala ecualización entre todos los instrumentos y la voz
  • Mala nivelación en los volúmenes.
  • Mala grabación.
  • Entorno con ruído.

Estos son sólo algunos de los inconvenientes a tomar en cuenta, sobre todo una mala grabación y un entorno con ruído harán estropearte dicha grabación. Sin embargo hoy en día contamos con grandes editores de sonido a nuestro alcance y mediante programas como izotope rx advance puedes suprimir dicho ruído.

Es mejor hacer la grabación lo mejor posible ya que si no se presta atención a este detalle, al final lo único que te quedará es repetirla.

Ahora que ya sabes todos estos consejos, seguirás pensando pero…

Vamos con el punto tercero:

¿Cómo puedo darle más presencia a la voz?

Es el turno para el compresor:

El compresor es una herramienta infalible porque hace varios trabajos como:

  • reducir
  • nivelar
  • y aplastar para que este se pueda elevar y por lo tanto la voz adquiera más presencia.

Detalles que ya no se oyen en la grabación pero que estaban presentes cuando se hizo la grabación como por ejemplo un poco de seseo al terminar la frase, una variación en el tono, etc se harán más presentes con el compresor, ya que este nivelará incluso los sonidos que a simple vista no se pueden apreciar.

Un compresor muy bueno es el Renaissance Vox. (Puedes verlo en acción en el vídeotutorial insertado más abajo).

renaissance-vox

Rvox de waves

De hecho es un procesador dinámico optimizado para la voz con tres controles muy sencillos:

  • Gate: Para limitar.
  • Compresión: Para comprimir la voz y hacerla más presente.
  • Ganancia: Para maximizar la voz.

¿Suena seca?

En esta tarea entra la reverberación o reverb, mediante la cual vas a poder poner más «mojada» la voz. Mediante esta técnica, la voz terminará sonando más profesional e incluso puedes decidir un ambiente para dicha vocal, de esta manera parecerá que grabaste en un estudio o que cantaste en una sala de conciertos.

Hoy en día las posibilidades son muy grandes, en este caso verás como el plugin de Artsacoustic, concretamente el de reverb hace las delicias y mejora la voz en un abrir y cerrar de ojos mediante sus presets los cuales puedes modificar.

aa-reverb_thumbnail

Además cuenta con funciones de las que no todos los plugins de reverb actuales poseen como amortiguación, ecualización, interactividad mediante dos paneles principales como el display de tiempo y el display de frecuencia e incluso un selector con varias intensidades y tipos de reverberación.

Finalmente vamos con el video, si no entiendes algo, comenta más abajo.

Si te ha gustado síguenos en facebook y suscríbete, encontrarás muchos vídeos para hacer tu música.

2 Comments

  1. rachid 2015-05
  2. rachid 2015-05

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar